España, gris y rancia